¿Cómo Gestionar Proyectos en Entornos Dinámicos?

¿Cuantas veces se cumple el objetivo del proyecto necesitando alterar alguna de las líneas base que impactan en su rentabilidad? Cumplimos los plazos pero usamos más recursos, cumplimos con la calidad pero aumentamos el tiempo de pruebas y validación.

La respuesta más rápida a esta pregunta puede ser que hubo una mala definición de las líneas bases del proyecto (alcance, tiempo, calidad y presupuesto), ¿pero si nos encontramos con que han sido claramente definidas? Entonces, debemos focalizar el análisis de nuestra respuesta a cómo gestionamos los cambios que se presentan en un proyecto.

Lo que sucede en el fondo, es que en la actualidad las empresas se mueven en ambientes dinámicos y cambiantes con la finalidad de ser competitivas o adaptarse al entorno y a la regulación, esto lleva a que los proyectos también lo sean, convirtiendo así la gestión de cambios en una de las claves para garantizar el éxito integral del proyecto.

En base a las experiencias compartidas por distintos jefes y directores de proyecto hemos observado que la mayor causa de desvíos en los proyectos podría evitarse con una gestión óptima de cambios. Es por ello que el principal desafío para la gestión de proyectos es alcanzar los objetivos dentro de las líneas base conocidas. Esto no significa que la línea base permanezca estáticas, sí puede cambiar, pero es necesario identificar, aceptar y clasificar esos cambios manteniendo el equilibro entre todas ellas.

¿Entonces, por dónde empezar para gestionar los cambios?

Para más información accede al artículo completo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *