Cuadros de mando, análisis de información e indicadores clave para una mejor toma de las deciciones.

El pasado día 28 de abril el Gobierno anunció la aprobación del plan de desescalada por fases que se prolongará hasta finales de junio en el que se establece los principales parámetros e instrumentos para la adaptación del conjunto de la sociedad a la nueva normalidad

El objetivo principal del plan de desescalada, como indica el documento es “la máxima seguridad sanitaria combinable con la recuperación del bienestar social y económico.”

Para ello, han de identificarse los mejores mecanismos para la toma de decisiones en estos momentos críticos y para ello, tenemos que recurrir a los datos, a la información estructurada vista en un cuadro de mando o panel de indicadores.

Citamos textualmente del plan de transición hacia la nueva normalidad

“Un panel de indicadores, basado en sistemas de información fiables, que permita conocer y entender el estado de la situación en cada momento, monitorizando cuatro ámbitos fundamentales para la toma de decisiones: salud pública, movilidad, dimensión social y situación económica.”

Un cuadro de mando permite tener una visión global sencilla y detallada de la situación actual y de cómo las acciones pueden estar repercutiendo en la misma

Pero, ¿Cómo deben realizarse estos cuadros de mando?

El plan agrupa los indicadores clave en tres grupos principales:

Indicadores Epidemiológicos y de capacidad asistencial

En el cuadro de mando final deben reflejarse principalmente dos indicadores clave en estos momentos, los avances en la situación epidemiológica y las capacidades sanitarias. Para ello, es necesario monitorizar ambos para detectar de forma precoz los cambios en la circulación del virus y las capacidades sanitarias en función de la asistencia sanitaria, la vigilancia epidemiológica, la identificación y contención de fuentes de contagio, las medidas de protección colectiva.

Además de esto, como anuncia el plan, se añadirán otros indicadores como vigilancia de la mortalidad diaria o bajas laborales.

Indicadores de movilidad

Estos indicadores reflejan la relación entre evolución de la epidemia y la actividad económica.

Indicadores sociales y económicos

Estos, permiten tener conciencia del impacto del proceso de desescalada.

Con esto, es importante señalar que, “Monitorizar la transición de forma efectiva y segura exige configurar un sistema de información epidemiológica basado en series de datos de máxima fiabilidad, elaboradas con criterios homogéneos para todo el territorio nacional, con un nivel de desagregación por área de salud (para permitir unos niveles de granularidad territorial más avanzados), con responsables identificados y actualización diaria.”

plan desescalada

Desde Nova Praxis, nos reafirmamos una vez más en la importancia de apoyarse en los datos y contar con información fiable y estructurada para la toma de decisiones y más en una situación como la actual en la que, se ha visto clara la necesidad de un cuadro de mando para pilotar las distintas fases en esta desescalada y de igual manera, ocurre en cualquier organización, donde es necesario ese análisis de los datos para una mejor toma de decisiones a lo largo del tiempo.

Nova Praxis consultoría de negocio, expertos en Data Analytics podemos ayudarte en la definición, diseño e implementación de tu cuadro de mandos.

Ponte en contacto con nosotros para más información.